OPINIÓN

María Claudia Lacouture: IA y energías limpias darán un vuelco a la forma de hacer turismo

María Claudia Lacouture puntualizó las novedades que se posicionarán en 2024 en torno al fenómeno tecnológico de la Inteligencia Artificial.

Pocos fenómenos han irrumpido en la sociedad y en nuestras vidas con tanta contundencia -y se ha expandido con tanta rapidez- como la Inteligencia Artificial (AI). Lo más intrigante no es cómo lo está haciendo, sino las posibilidades que tiene, por lo que ninguna pieza del sistema turístico debería desconocer o ignorar sus posibilidades. Ya todas las más importantes plataformas que publican las tendencias advierten sobre esta novedad, casi con tanta preponderancia como la sostenibilidad, que para hacerse parte esencial de la industria sí tuvo que hacer un recorrido de décadas.

Y dos hechos de suma relevancia acaban de suceder en ambos sentidos: la Unión Europea aprobó en Bruselas la primera ley integral sobre IA del mundo para garantizar mejores condiciones de desarrollo y uso de esta tecnología innovadora. Mientras, en Dubái, casi 200 países reunidos en la cumbre del clima aprobaron un acuerdo en el que se aboga por transitar para “dejar atrás” los combustibles fósiles. En 50 años o menos será muy probable que los aviones se muevan por hidrógeno u otra energía limpia y que haya desaparecido el plástico.

En prospectiva estamos viendo el futuro del turismo con formas ultrapersonalizadas, ultrasostenibles, con formas de vida más saludables y duraderas, con mejores capacidades y más posibilidades. Estamos en las puertas de una nueva era.

Algunas novedades

  • Metabuscadores: hoy ya tenemos a nuestra disposición metabuscadores o agencias en línea que permiten a los viajeros comunicarse conchatbotsde manera más intuitiva, obteniendo recomendaciones personalizadas.
  • Sostenibilidad: los viajeros buscarán que los prestadores de servicios cumplan con prácticas de bajo impacto ambiental, brinden oportunidades a la comunidad local, y a la vez, garanticen la calidad en la experiencia.
  • Salud y experiencias locales: crece la tendencia del turismoslow, una manera de viajar sin prisas, con buen descanso y alojamientos muy cómodos a buen precio. Cada vez más viajeros buscan sumergirse en la cultura de un lugar. Un gran motivador para esto es la gastronomía.
  • Ciudades futuristas:con opciones de conocer las posibilidades de aviones de despegue y aterrizaje vertical, realidades virtuales e innovación.
  • Reventa de reservas y transacciones rápidas: la mentalidad hacia la reventa de reservas está cambiando. Algunas empresas ya cuentan con grandes alianzas. Transacciones rápidas y sin complicaciones tendrán importantes avances.
  • Co-creación entre empresas y turistas: los consumidores ya no son solo receptores pasivos o en el mejor de los casos seguidores comprometidos, sino que ahora contribuyen activamente en la creación de productos y servicios, y generarán beneficios en base a ello.
  • Elegiremos agua y relax:con el calentamiento global los viajeros buscarán experiencias cercanas al agua y a climas más frescos.

Las tendencias se están dispersando y atomizando, a tal velocidad que sin una estrategia integral de análisis, promoción, captación, renovación, especialización, inversión y buen servicio quedaremos por fuera del mercado.

¿Vale la pena preguntarse, en que va Colombia en su actualización con estas tendencias, implementación en el país y apoyo a las empresas en su desarrollo?

Más columnas de María Claudia Lacouture

El trabajo de las regiones para atraer turistas y enlazar la promoción

Abróchense los cinturones

Para hablar del futuro primero definamos bien el presente

La importancia de un plan de seguridad para el turismo

Turismo social, pero viable

Deja tu comentario

<