MUJERES Y TURISMO

María Claudia Lacouture: acabar con el "techo de cristal"

María Claudia Lacouture reflexiona sobre el lugar que ocupa la mujer en el turismo y sobre la discriminación a las que aún están sometidas en esta industria. 

María Claudia Lacouture reflexiona sobre el lugar que ocupa la mujer en el turismo y sobre las inequidades, las injusticias, las desigualdades y la discriminación a las que aún están sometidas en esta industria.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), las mujeres ocupan el 54% de la fuerza laboral del sector turístico, pero son empleos poco cualificados o relacionados al sector informal, lo cual hace que se revele la situación de inequidad y la brecha de género.

A lo anterior se le suma la diferencia en sueldos que reciben las mujeres con respecto a los hombres que se dedican a actividades vinculadas al turismo, porque además de tener mejores cargos y posiciones más altas obtienen salarios de un promedio de 14,7% más que las mujeres.

De acuerdo a la OMT, el 75,4% de las mujeres manifiesta haber sufrido alguna desigualdad de género en el sector, siendo víctimas principalmente de esa barrera invisible conocida como "techo de cristal" con la que chocan aun estando altamente calificadas, pero que les impide alcanzar altos cargos jerárquicos.  Adicionalmente se suma la desigualdad de tratos, estereotipos, discriminación y explotación económica -y hasta sexual-, situaciones que merecen toda la atención para ejecutar acciones y correctivos.

Solo el 5% de las mujeres llega a dirigir una cadena hotelera y el 13% llega a ser directora de un hotel 5 estrellas, lo que nos hace reflexionar y plantearnos como reto elevar la representación femenina en puestos de liderazgos que traerán consigo progreso y desarrollo para la industria. Como lo expresó el exsecretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon: "Igualdad para la mujer es progreso para todos".

Abrirle espacios más democráticos e incluyentes a las mujeres en todos los escenarios que conforman la actividad turística contribuye a que puedan salir de los círculos de pobreza a través de empleos formales, recibir formación en cuanto al bienestar comunitario y empoderarse en pro de luchar contra las desigualdades económicas y de género imperantes.

Hoy más que nunca la industria del turismo puede ser esa punta de lanza para la generación de empleo y el empoderamiento de las mujeres, donde se les debe dar prioridad dentro de las oportunidades en turismo que permita conducir al desarrollo económico, social, cultural y político del país.

La mujer cumple una doble función dinamizadora dentro de la industria del turismo: por un lado su rol laboral y por el otro su comportamiento como consumidora, ya que el 72% de las compras de los viajes las hacen las mujeres y desde que inició el desarrollo del turismo de masas en el siglo XIX, las mujeres son las primeras en incrementar los viajes.

Más que una reivindicación, es una invitación a que se produzca una profunda reflexión, un análisis justo y propositivo que conlleven a propiciar acciones que les permita a las mujeres del sector turismo tener igualdad de trato y oportunidades en un sector que puede generar un gran impacto en la gran problemática del desempleo del país y acabar definitivamente con el "techo de cristal".

Notas de Tapa