OPINIÓN

María Claudia Lacouture: vientos de recuperación

En su nueva edición, María Claudia Lacouture hizo un balance de la reactivación del sector, para comprender que el optimismo no solo facilitará la recuperación.

María Claudia Lacouture se refirió a las cifras oficiales de enero a agosto indicando que, en general, el turismo se recupera y que los datos preliminares de octubre señalan que tanto el ámbito nacional como el internacional mejoran.

El sector se muestra muy optimista, con la expectativa de crecer e, incluso, superar estadísticas anteriores, tomando en cuenta que se avecina la temporada de mayor actividad turística: fiestas navideñas, fin de año y Reyes.

Se siente que hay un esfuerzo mancomunado, un trabajo coordinado que debe mantenerse sin bajar la guardia en cuestiones sanitarias porque el enemigo pandémico sigue al acecho.

Y con la recuperación comienza a sentirse también la congestión en el aeropuerto de Bogotá, que rebasó su capacidad y crea muchas dificultades para el cumplimiento de los itinerarios.

La seguridad es determinante. El número de atracos y muertes por robo ha aumentado y es un freno de mano para el turista internacional. Según cifras de la Secretaría de Seguridad de Bogotá, entre enero y septiembre de este año van 101 personas fallecidas por atracos en la capital y los hurtos aumentaron un 25,8% en los primeros nueve meses del año. También otras ciudades del país tienen cifras preocupantes.

La ocupación hotelera mejora gracias al turismo nacional y a que han desaparecido las restricciones, y ello quedó evidenciado luego de la semana de receso cuando se registró una ocupación del 60%, según los datos oficiales. A los que les ha ido mejor es a Cartagena, San Andrés, Santa Marta, Medellín y Barranquilla. Bogotá, que anteriormente era la más visitada, no logra alzar vuelo.

La tarea pendiente y el gran reto para Colombia es lograr aumentar la llegada de turistas internacionales. Entre enero y agosto de 2021 cayeron 6,8% respecto a 2020 y 66,7% comparado con 2019, y eso por supuesto afectó el ingreso de divisas, que durante el segundo trimestre de 2021 aumentaron 821,5% respecto al mismo periodo de 2020 y cayeron 59,77% con relación a 2019.

Cuando se trata de ser optimistas hay que ver el vaso medio lleno. Al hacer la comparación con 2020 el avance es notorio, aunque hay que ser conscientes de que llegar a niveles de años anteriores y superarlos es cuestión de tiempo, planificación, preparación y promoción focalizada.

Urge renovar la forma de vendernos ante el mundo y adecuar la oferta a lo que se está demandando. El turismo está obligado a reinventarse, hoy los turistas necesitan un sector más moderno, con mejoras en los servicios y la implementación de las nuevas tecnologías puestas a la orden de una mejor experiencia.

Hay que mantener acciones que mejoren la competitividad, el acceso digital, reducir la inseguridad en los principales destinos, con ejecución acciones rápidas de promoción asertivas y entender las expectativas y las necesidades de los turistas.

El sector turismo y su entorno asociado han mostrado síntomas de optimismo, esperanza y confianza, lo que se traduce en iniciativas alentadoras en pleno proceso de transición pospandemia. Es significativo el esfuerzo por presentar paquetes turísticos atractivos ajustados a las tendencias internacionales, como lo es el de bienestar y el de naturaleza. Hasta algunas aerolíneas están actuando en consecuencia con la apertura de nuevas rutas. Vientos favorables para el turismo son buenas noticias para Colombia.

Deja tu comentario

Notas de Tapa