OPINIÓN

María Claudia Lacouture: un llamado de urgencia

Según María Claudia Lacouture la vacunación masiva, incrementar el trabajo y fortalecer la seguridad, permitirá recuperación del turismo.

En su nueva edición, María Claudia Lacouture señala que es indispensable una vacunación masiva, más trabajo, más seguridad, más acciones y menos restricciones para la recuperación del turismo.

La salud del turismo sigue en estado crítico, muy pendiente de lograr una vacunación masiva, pero también de una apertura constante para una recuperación sostenida. De momento el turismo nacional se mantiene lento y todo parece indicar que continuará así, al menos por este año.

Obviamente es prioritario pensar en la salud colectiva, pero ya sabemos lo suficiente de esta pandemia como para entender que contagiarse o no depende en gran medida de cada uno, que debemos protegernos sin que arruinemos un sector como el turismo, tan vital para el país. ¿No es mejor invertir más en la bioseguridad y el autocuidado? El turismo ya hizo su trabajo: hoy debe ser más seguro estar en un hotel descansando que encerrados en un edificio de apartamentos.

La Semana Santa, aunque no fue lo que se esperaba, mostró por unos días la faceta de la recuperación y reveló el interés y la intención de las personas por pasear, hacer turismo. Según el balance de las autoridades, durante la semana mayor se movilizaron 7.600.000 vehículos por las principales vías del país, 1.886.000 personas por las 49 terminales terrestres y más de 683.000 pasajeros por las terminales aéreas.

Ahora vienen las vacaciones de mitad de año. Y la esperanza que teníamos de persuadir a nuestro gran mercado emisor, Estados Unidos, deberá esperar, pues además de no poder ofrecerles un sistema inmunizado, las autoridades de ese país nos incluyeron entre los países desaconsejados para visitar por cuenta de la pandemia.

Las sucesivas oleadas de contagios y el mantenimiento de las medidas restrictivas, junto con la lentitud del proceso de vacunación, continúan proyectando una elevada incertidumbre y retrasan la recuperación de la actividad económica. Las proyecciones de plena normalidad ya nos llevan al 2023.

A la industria del turismo hay que pedirle que no se desanime. Tenemos que mantener el espíritu en alto, continuar con la promoción, apoyar todas las iniciativas que conlleven a la normalidad, sin dejar de ejecutar acciones que contribuyan a dar tranquilidad entre los colombianos dispuestos a viajar con el cuidado necesario. El turismo nacional es la opción que temenos a la mano mientras llega la apertura de las fronteras.

Necesitamos sumarnos a un llamado de urgencia: es indispensable una vacunación masiva, más seguridad, más trabajo, más acciones, Y menos restricciones.

Para ello el Gobierno ha dado un paso muy importante con el decreto que le permite al sector privado sumarse al plan nacional de vacunación. Las empresas han solicitado que se les permita importar dosis para sus empleados y familiares, una medida muy oportuna, aunque falta despejar algunas dudas sobre el asunto de la indemnidad.

No obstante, hay que avanzar, tener los permisos de importación, ir tejiendo la red a la espera de que haya disponibilidad de vacunas y se resuelvan los asuntos legales. No podemos bajar la guardia, debemos trabajar las posibilidades de que haya más colombianos vacunados en menos tiempo, encontrar opciones que permitan la reactivación del sector, unidos con propuestas, con acciones y con una misma voz.

Notas de Tapa