MARÍA CLAUDIA LACOUTURE

Consistencia y gradualidad, claves para la confianza

En esta oportunidad, María Claudia Lacouture destaca lo indispensable que es no solo definir la apertura sino también crear una comunicación consistente y congruente en todos los ámbitos para generar confianza.

Ya estamos, y eso esperamos, a las puertas de la reapertura aérea real. La consistencia y la gradualidad serán claves para lograr la confianza. Es vital que el proceso se trabaje de la mano del sector privado, que conoce el negocio, sabe si son viables operacionalmente las propuestas de frecuencias presentadas y adicionalmente puede aportarle al Gobierno conocimiento y experiencia de la industria.

La experiencia internacional ha demostrado que la demanda inicial es muy baja, y poco a poco, a través de la confianza que se va generando en el proceso, va incrementando lentamente, por eso es indispensable que se pueda dar la oportunidad a las empresas de gestionar las frecuencias adecuadas que permitan, por un lado, comenzar a operar, y, por el otro, generar confianza en los pasajeros.

Establecer con claridad los requerimientos es indispensable. Por eso el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, representando a las más grandes compañías globales del sector, hizo un llamado a los Jefes de Estado de los 10 mercados emisores más relevantes instándoles a una Cumbre Covid-19 para unificar medidas que ayuden a restablecer el turismo y definir un plan de acción efectivo y bien coordinado para el retorno a las actividades, con seguridad y políticas de empleo y de apoyo a los empresarios.

La petición de una coordinación global, detalló WTTC en un comunicado, se enfoca principalmente en cuatro áreas:

  1. Uso de mascarillas obligatorias en todos los medios de transporte y recintos o espacios cerrados en los cuales no sea posible respetar la distancia física.
  2. Invertir en pruebas PCR rápidas, efectivas, baratas y con resultados en menos de 90 minutos para aplicarse de forma coordinada antes de un viaje internacional y coordinarse en el registro de contactos que sea consistente y unificado (las pruebas rápidas y confiables antes de salir ayudarán a garantizar que los viajeros saludables viajen sin problemas).
  3. Cuarentena o aislamiento solo para casos positivos, reemplazar las cuarentenas generalizadas por nacionalidad por aislamientos solo a casos positivos de personas contagiadas y aplicar en algunos casos un segundo examen después de cinco días si fuera necesario.
  4. Reforzar la implementación de protocolos globales y medidas estándares que ayudarán a restablecer la confianza de los viajeros y ofrecer mayor certidumbre.

Esta es una excelente iniciativa que debemos replicar a nivel local. Tanto el sector público como el privado deben sentarse a dialogar sobre la reapertura del turismo en Colombia, que aunque será de manera gradual, urge que sea proactiva. En esa mesa debe primar la pronta normalización del transporte aéreo y buscar estrategias que fomenten la confianza de los viajeros y garanticen la seguridad sanitaria.

El miedo a volar durante la pandemia ha reducido drásticamente el tráfico aéreo mundial, ya restringido con el cierre de fronteras, por eso es indispensable no solo definir la apertura sino también hacer una comunicación consistente y congruente en todos los ámbitos para generar confianza.

Los aeropuertos y las aerolíneas ya están al tope de preparativos. Avianca ha efectuado más de 383 vuelos humanitarios de forma satisfactoria a países como China, Alemania e Italia. Colombia está bastante rezagada en la reactivación de vuelos internacionales y eso hace que la recuperación sea más lenta.

Los expertos afirman que el nivel de riesgo en el transporte aéreo es bajo porque el aire en las cabinas de los aviones modernos se reemplaza cada dos o tres minutos y la mayoría de los aviones están equipados con filtros diseñados para atrapar el 99,99% de las partículas. Se estima que la calidad del aire de un avión es ocho veces mejor que la de un supermercado, y la probabilidad de contagio es baja, una en 4.300 de acuerdo a estudios, por lo que no debería haber desconfianza.

Por otro lado, es indispensable comenzar a trabajar los permisos con otros países. Sabemos que la Aerocivil comenzó hace 20 días a hacerlo y aplaudimos el ejercicio que desarrolla el director de esta entidad, trabajando con las aerolíneas para conocer sus capacidades y oportunidades.

Hay anuncios positivos y se está caminando en la dirección correcta, aunque existe todavía incertidumbre y las aerolíneas, aeropuertos y las personas deben planificar para poder arrancar

Notas de Tapa