JUAN CARLOS VILLATE, gerente de la IATA para Colombia

“Hay una contracción leve en el número de agencias”

Con 71 años de trayectoria desde su fundación en La Habana en 1945, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) se ha convertido en un eje fundamental para el desarrollo de la industria aérea mundial, pero también un socio indiscutible de las agencias de viajes. La Agencia de Viajes Colombia conversó con Juan Carlos Villate, gerente de la IATA para Colombia, sobre uno de los componentes más conocidos y determinante para las agencias de viajes, el BSP.

-Recuérdenos un poco la trayectoria de la IATA y sus campos de acción.
-La IATA es la asociación internacional del transporte aéreo, una organización que acaba de cumplir 71 años y fue fundada en La Habana en 1945. Somos una asociación con 256 aerolíneas miembros, lo cual representa un poco más del 83% del tráfico aéreo global de pasajeros medidos en ASKS (sillas-kilómetros), que es la medida estándar de la industria. Tenemos varias áreas de acción, entre la que se destaca una gestión asociativa aeropolítica en la que propendemos por desarrollar un ambiente de crecimiento sano y positivo para la industria aérea y las líneas aéreas; hacemos una gestión de representación ante autoridades, gobiernos y demás entes participantes. Pero también tenemos dos áreas de operaciones técnicas en donde buscamos transmitir, difundir y apoyar mejores prácticas para la industria aérea y sus componentes, para el lado aire y para el lado tierra. Tenemos también una serie de productos comerciales en la medida en que la IATA es una entidad que se autosustenta aprovechando todo el potencial que le genera tener una presencia global. Estamos en 117 países y tenemos oficinas en 53. Tenemos una línea de productos que van desde entrenamientos en todas las áreas de la industria, publicaciones periódicas, manuales y herramientas de inteligencia de mercado, ya que contamos con las cifras del mercado en razón de la operación. Y tenemos además una operación financiera que se compone de varias cámaras de compensación. Tenemos una cámara de compensación entre aerolíneas que es Clearing House, en donde se administran las cuentas y los cruces de tarifas interlineales; y tenemos una cámara de compensación para la cuenta entre agencias de pasajeros y aerolíneas, que es quizás la más conocida en el medio, el BSP.


-¿Cómo opera el BSP?
-De manera sencilla. Cada vez que un pasajero llega a una agencia de viajes a comprar un tiquete la agencia de viajes toma una silla de los sistemas globalizadores que administran el inventario, le presenta la oferta al pasajero y cuando el pasajero decide tomar la oferta, la agencia bloquea esa silla y genera un tiquete. El pasajero le paga a la agencia, pero resulta que la silla es de la aerolínea. La agencia recibe ese dinero y le entrega el tiquete a su cliente. Todos los días nosotros recibimos un archivo electrónico de los GDS con la venta realizada por cada una de las agencias acreditadas IATA participantes en el BSP y al finalizar un período, que en el caso de Colombia es de 7 u 8 días, nosotros procesamos la información y generamos un reporte para la agencia. En ese reporte le contamos a la agencia el detalle de la venta con todas las aerolíneas y compensamos la cuenta, es decir, descontamos los impuestos a que haya lugar, la compensación para la agencia y generamos una cifra neta a pagar. Esa es la cifra que la agencia le debe a las aerolíneas y es lo tiene que pagar en 10 días calendario en una sola cuenta, que es la del BSP. La agencia nos paga en esa cuenta en una sola transacción para todas las aerolíneas y nosotros dispersamos el dinero y se lo entregamos a todas las compañías aéreas.


-¿Cómo puede una agencia hacer parte del BSP?
-Contamos con el programa de acreditación de agencias de viajes, a través del cual acreditamos con un estándar mínimo a las agencias en todo el mundo y generamos la firma de un contrato estándar que les permite participar en el BSP. Las agencias acreditadas tienen un código IATA, que es el identificador de la industria y que se ha convertido en un estándar de la industria del turismo; el sector hotelero y los cruceros utilizan el código IATA para identificar a las agencias de viajes. La otra parte de la acreditación busca hacer una revisión mínima de la agencia de viajes, porque finalmente lo que les estamos entregando nosotros es el acceso potencial a una línea de crédito para este canal de distribución. Una vez la agencia tiene el código IATA y está en el sistema, pues es visible para las 46 aerolíneas que participan en el BSP de Colombia. Las aerolíneas tienen acceso a un inventario de códigos, tienen un contrato firmado y son potenciales distribuidores para nosotros.


-¿Cuáles son los criterios?
-Los criterios varían periódicamente y se acomodan a la evolución del mercado. Nuevamente, lo que se está estableciendo aquí de alguna manera es un crédito para la agencia, entonces hay criterios financieros, que son los mismos que pueden operar en cualquier otra industria. Hablamos de un capital mínimo requerido, una revisión anual de estados financieros, niveles de endeudamiento, activos versus pasivos. Lo segundo es el récord de comportamiento de la agencia. Aquí lo que buscamos, además de transparencia y estandarización, es generar tranquilidad y seguridad en el flujo de dinero de las aerolíneas. De manera que la recuperación de ese flujo de esa cartera es indispensable. Cuando una agencia, por cualquier razón, tiene un retraso en el pago, por supuesto que hay una serie de medidas y consecuencias que son naturales en cualquier proceso de crédito.


-¿Cuántas agencias IATA hay en Colombia?
-En Colombia tenemos casi 570 agencias.


-¿Y siempre ha sido así?

-Hace unos años teníamos un poco más. Digamos que ha habido una contracción, que no ha sido muy fuerte y se ha dado por diversos factores, algunos de ellos operacionales. El año pasado hicimos una integración del BSP internacional con el BSP doméstico y eso generó una unificación de algunos códigos, y por supuesto, algunos desaparecieron, no porque las agencias hayan desaparecido sino porque ya no tenían la necesidad de tener separados dos códigos. Pero sí puedo decir que ha habido una contracción no muy brusca. En este momento lo que tenemos es un mercado maduro; el crecimiento que se da es el orgánico natural de cualquier mercado maduro.


-¿Cómo se han comportado las ventas del BSP en los últimos años?

-A nivel general del mercado aéreo en los últimos años veníamos con unas tasas de crecimiento muy atractivas, de doble dígito. La región y el país venían en un ciclo de crecimiento acelerado muy importante y Latinoamérica venía siendo la segunda región el mundo en crecimiento, bastante atractiva para las aerolíneas. Como es sabido, desde el año pasado estamos viendo una desaceleración y por supuesto el mercado no es ajeno a ello, lo que no quiere decir que hayamos dejado de crecer; seguimos creciendo a una tasa interesante por encima del PIB. En términos del BSP puedo decir que hasta marzo de 2016 la cifra de crecimiento es del 16% respecto al primer trimestre de 2015. En dinero sí hemos estado planos año contra año. En este punto debemos tener en cuenta que la devaluación tiene un impacto bastante significativo; si hace dos años teníamos un dólar cercano a los $ 2.000, hoy estamos en $ 3.000 pero hace tres meses en $ 3.500, entonces por supuesto que se genera una distorsión en los números.


-¿Cómo entender que crezcan las ventas en el BSP y se contraiga el número de agencias?

-Para mí es una contracción orgánica, natural. No hay un solo factor que pueda explicarlo; usted no puede atribuirlo a una sola causa. No se puede decir mire, es exactamente esto lo que ha generado que el número de agencias haya decrecido. Hay algunas agencias que han desaparecido sencillamente porque su ciclo terminó, son condiciones del mercado. Hay otras que se han consolidado. Esta fusión de los BSP hizo también que agencias devolvieran algúnos códigos porque no los necesitaban. Entonces cuando usted va sumando todo esto, se encuentra con que obviamente hay una consolidación en el mercado. Pero nuevamente, no estamos hablando de un porcentaje significativo que puede generar una inquietud en el sector de las agencias. El canal de las agencias de viajes sigue siendo sumamente significativo para la industria aérea. Obviamente todas las agencias, y las aerolíneas, tienen el desafío de generar una agregación de valor que las haga competitivas y las mantenga al día del mercado.


-¿Cómo han cambiado los canales de comercialización en los últimos años?

-Aquí volvemos al tema de poder entregar valor, información transparente en tiempo real y generar comparabilidad, para que el pasajero tenga más opciones dentro de la misma oferta. ¿Qué pasa? Dentro del canal de agencias de viajes se han derivado las OTA´s y una parte del mercado se ha desplazado a procesos de compra en línea, lo cual también es facilitado por la evolución en los medios de pago. Ahora lo que vemos es la necesidad de que las agencias de viajes puedan tener la misma oferta que generan hoy en día las líneas aéreas en su venta directa. Ahí aparece el New Distribution Capability (NDC), una iniciativa colaborativa liderada por la IATA para desarrollar un estándar de comunicación basado en el lenguaje XML. Lo que buscamos es generar un mínimo de comunicación e integración a lo largo de la cadena para que las aerolíneas puedan mercadear todos sus productos y servicios también en el canal de agencias de viajes. Hoy en día esto no es posible en su totalidad porque los sistemas actuales de intercambio de información son muy rígidos.

FUENTE: hay-una-contraccion-leve-en-el-numero-de-agencias

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de Tapa

<