CARLSON WAGONLITE TRAVEL COLOMBIA

“Nuestra razón de ser es optimizar el presupuesto del cliente”

Después de 39 años en Carlson Wagonlite Colombia, 30 de ellos al frente de la compañía, José Manuel Mejía anunció en días pasados su retiro de la presidencia de CWT. Mejía deja una compañía con 275 empleados y US$ 120 millones en ventas en 2015, con un portafolio de 150 clientes entre los que se cuentan algunas de las compañías más importantes del país. La Agencia de Viajes Colombia habló con Mejía sobre sus inicios en el sector, que son la historia misma de la industria de los viajes en Colombia; y con Patrick Anderson, presidente para las Américas de CWT; y Vicky Fernández de Larrea, vicepresidenta y gerenta general para las Américas de CWT, sobre la dimensión de la compañía, los avances tecnológicos y el foco en la optimización de los recursos de los clientes.

-¿Cómo fueron sus inicios en el turismo? ¿Cómo llegó CWT Colombia ser la compañía que es hoy?
-José Manuel Mejía: Yo inicié la carrera del turismo en All Colombia Travel Service, una empresa dedicada al turismo receptivo que hoy ya no existe. Ahí comencé como director de Operaciones y estuve casi tres años encargado de la planeación, organización y coordinación de pasajeros y grupos que del mundo entero venían a Colombia. En esa posición me contactaron de CWT, que en ese momento se llamaba Wagonlite Turismo, porque tenían la intención de abrir un área de turismo receptivo. En ese momento Wagonlite Turismo ya tenía una imagen en Colombia, porque nació en 1948 en el país y era muy conocida como la compañía de los viajes a la medida alrededor del mundo. Colombia en ese momento estaba en una posición muy favorable para el turismo receptivo y Wagonlite pretendía abordar esa línea de negocio en una alianza estratégica con la organización hotelera Germán Morales e Hijos. Fue ahí cuando me contactaron y me invitaron a liderar la nueva compañía que tenía el nombre de Turisol, en donde estuve cuatro años. Luego, en 1976, la compañía consideró prudente que yo estuviera directamente incorporado y fue así como Turisol se vendió a GMH y nosotros abrimos el área de Turismo Receptivo. Ahí continué desarrollando una operación espectacular de chárter back to back en Norteamérica y Canadá, a la Costa y San Andrés. Posteriormente se desarrolló una tendencia muy importante: la ola de colombianos viajando en grupo por el mundo, algo que en ese momento era mucho más marcado que hoy. Montamos así una central de operación y tuve el privilegio de viajar por el mundo llevando los grupos durante cuatro años, hasta que comenzó a tomar forma lo que hoy es conocido como turismo corporativo, los viajes de negocios. Y por supuesto Wagonlite, al ser una red global y tener operaciones estándar, naturalmente comenzó a liderar todas las tendencias, facilitándole a las organizaciones métodos de pago como tarjetas de crédito, algo muy novedoso en esa época, entre otros beneficios. Comenzó así el negocio del turismo corporativo, en donde inicialmente el valor agregado era ofrecerle a los clientes oficinas dentro de sus propias instalaciones, lo cual tenía mucho sentido en la medida que en esa época todavía teníamos tiquetes de papel y una tecnología muy básica de comunicaciones que hacía que la proximidad y cercanía con el viajero y usuario final fuera muy valorada. Así fuimos haciendo el trabajo hasta que poco a poco, gracias la tecnología, ya podíamos saber exactamente cuál era el perfil de la persona que teníamos al otro lado de la línea. Ya en 1986, habiendo tenido el privilegio de haber trabajado prácticamente en todas las áreas, la compañía me dio la oportunidad de tomar la presidencia cuando Karl Troller, en ese entonces presidente, se pensionó. Desde entonces hemos tenido un crecimiento extraordinario de nuestra presencia en el país. Pasamos de 30 a 275 empleados, manejamos negocios por US$ 120 millones (2015) y un portafolio de clientes extraordinario, tanto globales como colombianos, de la talla de Cementos Argos y Nutresa. Además, he tenido el privilegio participar en muchos proyectos de la compañía a nivel regional, como liderar el área de Recursos Humanos para Latinoamérica y estar a cargo en varias ocasiones como responsable de los siete países de Latinoamérica en los que estamos presentes. Digamos que esa ha sido a groso modo mi trayectoria el turismo. Para mí ha sido una carrera fascinante; le tengo mucho agradecimiento a la organización.

-¿Por qué decide retirarse?

-J.M.M: Considero que el hecho de que tenga un gran compromiso con la organización no significa que tenga que perpetuarme en el cargo. He estado 39 años en la compañía, 30 de ellos como presidente. Hoy tengo 63 años y por motivos del trabajo han quedado en el camino proyectos de familia e intelectuales, y muy seguramente profesionales, para los que hoy tengo todas las ganas y disposición. Así que desde diciembre le anuncié a la compañía que sentía que estaba listo para entregar un país en muy buenos términos. Acordamos entonces continuar al mando hasta que CWT encontrara mi sucesor o sucesora adecuada, para lo cual la compañía acudió a un head hunter. Consideramos que esto no será más tarde que junio y seguramente estaré acompañando a esa persona en la transición para que sea lo más transparente posible y de todas las garantías a nuestros clientes y especialmente a nuestros empleados.

-¿Cuál es la dimensión de Carlson Wagonlite en Colombia y en el mundo hoy en día?
-Vicky Fernández de Larrea: Estamos presentes en más de 150 países, somos 19 mil empleados aproximadamente en todo el mundo y generamos 65 millones de transacciones, que si las juntas todas seríamos la línea aérea más grande del mundo. En Latinoamérica tenemos US$ 1,7 mil millones de gastos de viajes gestionados para nuestros clientes, entre boletos de avión, hoteles, autos de alquiler, etc. Estamos presentes con oficinas propias en Costa Rica, Colombia, Chile, Brasil, México, Argentina y Perú. A nivel global, son US$ 25 mil millones en ventas.
-J.M.M: El volumen de ventas en Colombia en 2015 fue de US$ 120 millones y tenemos un portafolio de alrededor de 150 clientes de todos los tamaños. En realidad, Colombia ha tenido una posición destacada en CWT por la estabilidad de su economía y las bondades que existen en el ámbito de la inversión extranjera. Eso ha permitido que seamos líderes en resultados, no en tamaño, en la región. Somos la segunda agencia corporativa en el BSP y la quinta a nivel general. Pero lo más importante es que Colombia ha sido un foco para proyectos regionales en CWT en materia de servicio 24 horas y soporte técnico. Además, tenemos una función para el programa de fidelidad de MasterCard en la región. Ahora la compañía ve con gran interés consolidar una operación de servicios compartidos en la región desde Colombia en los próximos años. De manera que CWT Colombia va a seguir teniendo un papel preponderante en la región.
-Patrick Anderson: Me gustaría referirme a una parte muy importante del negocio de CWT que es la organización de reuniones y eventos. Es un área que viene creciendo a pasos agigantados. En 2015 gestionamos alrededor de 28 mil eventos, desde pequeñas reuniones hasta lanzamientos de nuevos productos, y nos encargamos de todo, desde la logística y alimentación hasta los programas de leisure que puedan surgir al margen del evento.
-V.F: Hacemos todo. Desde traslados, alojamiento, salas de reuniones, catering, etc. Tenemos herramientas que permiten que todo el evento vaya de manera automática hasta llegar a los informes de gestión que les permite tener un control detallado viajero por viajero y evento por evento. Manejamos su presupuesto y vamos dejándoles saber cómo van con ese presupuesto.

-¿Cuál es el principal valor agregado que CWT ofrece al mercado corporativo?
-V.F: Nuestra misión y valor que damos a las empresas que trabajan con nosotros no es solamente darles un servicio y hacerles una reserva, sino ayudar a esa empresa a controlar y gestionar el gasto de viaje, es decir, a optimizar la manera de gastar el dinero en viajes. Asimismo, un componente fundamental es la responsabilidad que tenemos sobre los empleados de las compañías, el duty of care; sabemos en dónde están los viajeros en cualquier momento, un elemento importante para la seguridad en caso de cualquier eventualidad.
-J.M.M: Nuestra función y razón de ser es optimizar el presupuesto del cliente. Por eso somos una Travel Managment Company; gerenciamos el programa de viaje integral de las empresas, desde el punto de vista de seguridad, servicio y optimización de negociaciones. Por eso nos buscan. Si fuera para comprar un tiquete, se puede comprar directamente por Internet. Además tenemos aplicaciones móviles que ofrecen valores agregados extraordinarios a nuestros clientes. Es el caso de aplicaciones interactivas como CWT To Go, que tienen todos nuestros clientes y en donde se concentra absolutamente todo lo que se necesita para un viaje, desde hoteles hasta tipos de cambio, retrasos del vuelo e incluso la posibilidad de pedir un Uber; o CWT Analytics, que le permite a los clientes acceder con autonomía a toda su política de viajes, comparar y tomar decisiones.

 

FUENTE: nuestra-razon-de-ser-es-optimizar-el-presupuesto-del-cliente-

Temas relacionados

Notas de Tapa