N/A

Duro llamado al Gobierno por la informalidad

Con la preocupante ausencia del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y un vehemente llamado del gremio al Gobierno por la informalidad inatajable, se llevó a cabo una nueva edición del Congreso Nacional de la Hotelería. Una reforma tributaria que grava a los empresarios formales y no ataca a la ilegalidad, plataformas digitales sin regulación (léase Airbnb) y eliminación de la exención de la renta a la hotelería, fueron las inquietudes que trascienden al MinCIT y no recibieron respuesta. ¿Oídos sordos del Gobierno a las inquietudes de los hoteleros?

El pasado 29 y 30 de septiembre se celebró en Santiago de Cali el Congreso Nacional de la Hotelería y nunca antes el gremio de los hoteleros había formulado un llamado tan enérgico al Gobierno por el creciente fenómeno de la informalidad, una vieja problemática que afecta a buena parte de los sectores de la economía y se ha vuelto un dolor de cabeza cada año más intenso para el negocio hotelero; especialmente cuando los indicadores desaceleran y se ciñe la amenaza de un incremento de la carga tributaria.
Sobre este tema precisamente giró buena parte de la intervención de Gustavo Adolfo Toro, presidente de Cotelco, quien lamentó la ausencia del ministro de Hacienda, funcionario que a último momento canceló su participación en el evento gremial. Una inasistencia que a todas luces resulta preocupante y quizás disiente de la atención que presta el Gobierno a las inquietudes del sector hotelero, en la medida que las preocupaciones actuales de este gremio se refieren principalmente a las competencias del Ministerio de Hacienda y no a las del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. No en vano el evento gremial contemplaba un panel sobre la Reforma Tributaria, que sin la presencia de Cárdenas perdió toda trascendencia.


PANORAMA ECONÓMICO.
Después de hacer un saludo al nuevo contexto de posconflicto y reconocer la labor de la Fuerza Pública en la construcción de la paz (al Congreso asistió el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas), Toro hizo un repaso del panorama general de la economía colombiana, afirmando que en un contexto macroeconómico de incertidumbre y desaceleración, los impactos en los indicadores de la actividad del sector real no han sido tan severos como sí ha sucedido en otros países de la región. Aun así, "en el primer semestre del presente año, la ocupación se ubicó en 54,22%; sin embargo, para julio se comienza a evidenciar una desaceleración de los indicadores, con una disminución de la ocupación del 5,74%; para agosto, los ingresos reales de los hoteles cayeron 3,1% como consecuencia de un menor dinamismo de la economía. Según las proyecciones de Cotelco, a partir del comportamiento de los principales indicadores hoteleros para 2016, este año podría cerrar con una ocupación del 55,7%", afirmó el presidente.


¿EXENCIÓN TRIBUTARIA AMENAZADA?
Por otra parte, Toro se refirió al crecimiento de la oferta hotelera y su impacto en la economía, como justificación a los beneficios que implicó para el sector turismo la ley 788 de 2002, que eximió de impuesto de renta a los proyectos hoteleros.
Según Confecámaras y con corte a julio de 2016, en Colombia hay un total de 12.756 establecimientos de alojamiento con registro nacional de turismo activo, de los cuales 7.927 corresponden a hoteles. "Esta cifra refleja el impacto que ha tenido el crecimiento en la construcción en este segmento a partir de 2003, con inversiones cercanas a $ 4,1 mil millones, equivalentes a 40.344 nuevas habitaciones en el transcurso de estos 13 años. En tal sentido y considerando la reforma tributaria que el Gobierno ha anunciado, Cotelco hace un llamado para que se respeten las reglas de juego bajo las cuales se han realizado estas inversiones. Por tanto, solicitamos al Gobierno no olvidar que estas decisiones de los agentes económicos se tomaron a la luz de un beneficio que tendría una vigencia de 30 años, privilegio que esperamos se respete; de lo contrario, esto representaría un fuerte golpe a la confianza inversionista", apuntó Toro.
En ese sentido, la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, quien centró su intervención en los ocho ejes estratégicos de su gestión, señaló que la reforma tributaria es un tema que gerencia el ministro de Hacienda, "pero cuente con que vamos a luchar para que se mantenga la estabilidad jurídica de las personas que han invertido".


TORO: "QUE EL MENSAJE NO SEA QUE SER ILEGAL PAGA."
El punto más sensible de la intervención, sin embargo, se refirió a la afrentosa relación entre el crecimiento de la informalidad de alojamientos hoteleros y la amenaza de nuevas cargas tributarias que se ciñe sobre la hotelería formal.
El dirigente gremial comenzó formulando una extensa relación de los cargos impositivos y costos que implica la operación de un hotel formal. Así, a la carga tributaria de la hotelería formal, que los expertos han señalado en una tarifa efectiva de tributación superior al 68%, y que incluye el impuesto de industria y comercio, IVA, impuesto al consumo, renta, CREE, sobretasa al CREE, impuesto al patrimonio, vehículos y predial, se suman la declaración y pago de contribuciones parafiscales. Hay que contar también la matrícula mercantil y el RNT; los informes de control gubernamental al MinCIT, UGPP y la SIC con sus consecuentes cargas operativas; la certificación de vertimientos; el pago de derechos de autor; las inversiones para cumplir normativas de accesibilidad y sostenibilidad; el cumplimiento de normas de protección de datos personales; el cumplimiento de la Ley de Piscinas, que requiere una inversión aproximada de $ 29 millones, entre muchas otras. "Podría hablar durante horas y con argumentos sobre las desventajas de la hotelería formal frente a la informal", apuntó Toro.
A todo ello se suma la fuerte competencia de las plataformas que ofrecen servicios de alojamiento, generalmente informales, como Airbnb, sobre lo que Toro manifestó: "En algunos círculos se indica que los hoteleros no queremos enfrentar el cambio tecnológico y que en vez de pedir el desmantelamiento de estas tecnologías deberíamos ponernos al día. Quizás no hemos sabido explicar nuestra preocupación: no nos inquieta la competencia sino que se permita que estas plataformas anuncien en ellas servicios que no cumplen con las normas colombianas y que afectan nuestro desempeño legal".
El líder gremial instó a la ministra Lacouture a tomar la vocería de los hoteleros en la Asamblea General de la OMT que se reunirá en 2017 en China, para que supedite la aprobación de ingreso de Airbnb como miembro afiliado de la OMT, al cumplimiento de las leyes colombianas y los países del mundo en donde opera.
La exposición de estas preocupaciones, como se mencionó, obedece a la Reforma Tributaria que el Gobierno presentará a mediados de este mes y sobre la que se esperaban las respuestas del Ministerio de Hacienda: "Tenemos la preocupación de que la reforma tributaria vaya a caer sobre los mismos de siempre, los empresarios formales. Consideramos que esta reforma debe estar enfocada en los ilegales. Si se necesitan recursos sáquenselos a los informales y no a los de siempre. Estamos desesperados con tantas obligaciones", dijo Toro visiblemente molesto, despertando aplausos en el auditorio. Y agregó: "Lastimosamente el mensaje que parece enviar el Gobierno es que lo mejor es ser informal. Nadie los visita, la DIAN no los visita, no están en las bases de datos", apuntó. Al respecto, la ministra Lacouture se refirió al conjunto de acciones que viene adelantando el MinCIT con otras entidades para combatir el fenómeno, con brigadas de formalización, líneas de crédito, etc. "El proceso se está cumpliendo. Sabemos que tenemos un reto grande en formalización pero estamos haciendo el esfuerzo para lograrlo", apuntó la ministra.


OTRAS PREOCUPACIONES.
Finalmente, Toro se refirió nuevamente al desmonte de la sobretasa a la energía, un tema sobre el que Cotelco ha venido insistiendo en los últimos años: "No tiene sentido que se obligue a Cotelco a acudir ante el Consejo de Estado para que este tribunal nos reconozca lo que el derecho nos ha concedido y que el Gobierno se niega a reconocer", apuntó. A ello se suma la inconveniencia del aumento en la tarifa del IVA del 16% al 19%, que tendrá efectos negativos sobre la demanda de los servicios turísticos. Así las cosas, dentro de muy poco el sector turismo tendrá noticia de los impactos que las medidas económicas generarán en su devenir y se podrá dilucidar el verdadero foco que el Gobierno central tiene realmente en la industria turística.

FUENTE: duro-llamado-al-gobierno-por-la-informalidad

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de Tapa

<