PERSPECTIVAS

Viajes: tendencias alentadoras, aunque con reparos

Un informe de Mastercard exhibe alentadoras señales para los viajes a nivel global. Sin embargo, atento a diversos contextos, habrán ganadores y perdedores.

Después de dos años turbulentos en muchos sentidos, una nueva investigación del Mastercard Economics Institute, denominado Travel 2022: Trends and Transitions, revela que las reservas de viajes aéreos a nivel mundial, tanto de ocio como de negocios, están superando los niveles anteriores a la pandemia, mientras que los gastos en cruceros, autobuses y trenes muestran grandes mejoras.

Según este trabajo, que tomó como base de estudio 37 mercados, si las tendencias continúan como hasta ahora, en 2022 volarán en América Latina y el Caribe aproximadamente 120 millones más de pasajeros de los que lo hicieron el año pasado.

Basado en un análisis de datos públicos de viajes –que incluyen informes de movilidad de la comunidad de Google, datos de IATA e indicadores macroeconómicos de varios organismos oficiales de información estadística–, así como en las ventas acumuladas de la red de Mastercard, el informe hace hincapié en los elementos motivacionales centrales de los viajes.

Conclusiones principales

El trabajo de Mastercard, resalta que los viajes transfronterizos alcanzaron por primera vez los niveles previos a la pandemia en marzo pasado, mientras que la demanda de vuelos domésticos de corta y media distancia fue en abril mayor que en el mismo mes de 2019.

“Si bien los vientos de cola de la demanda acumulada relacionada con el Covid están impulsando la recuperación de los viajes, los vientos en contra de la inflación, las limitaciones de la cadena de suministro, las incertidumbres geopolíticas y las tasas de infección por la pandemia también están dando forma a 2022”, indica este informe.

De todas formas, se detalla que si la tendencia en reservas aéreas continúa desarrollándose como hasta ahora, el presente año finalizará con 1,5 mil millones de pasajeros transportados globalmente. En este contexto, Europa estaría exhibiendo el mayor crecimiento de cara al año anterior, con 550 millones de viajeros.

Le seguiría la región Asia-Pacífico (430 millones), América del Norte, incluyendo México (365 millones), Latinoamérica y el Caribe (120 millones), y Oriente Medio y África (115 millones).

Por el momento, Estados Unidos, el Reino Unido y España encabezan la nómina de destinos internacionales con mayor demanda.

Viajes.jpg
Los viajes comienzan a despegar. Así lo demuestran los grandes aeropuertos, ahora con niveles de tráfico similares a los previos a la pandemia.

Los viajes comienzan a despegar. Así lo demuestran los grandes aeropuertos, ahora con niveles de tráfico similares a los previos a la pandemia.

Es interesante observar la reacción del segmento de cruceros, severamente afectado por el Covid: los gastos y las reservas actuales se sitúan en una décima parte por debajo de los registros de 2019. Un sector que comenzó el año exhibiendo una caída del 75%.

Si de autobuses se trata, los actuales niveles están al igual que en la prepandemia, mientras que los gastos en “experiencias” (restaurantes, espectáculos, etc.) muestran una espectacular suba del 34% sobre 2019; en tanto que la facturación en bares y clubes nocturnos ascendió un 72%.

Viento de cola

El trabajo de Mastercard puntualiza que “el deseo de viajar es fuerte, y la demanda de viajes aéreos por parte de los consumidores y las empresas, medida por las reservas de vuelos, se aceleró significativamente a principios de 2022”.

A nivel viajes de ocio, tales reservas despegaron a fines de enero y se han mantenido por encima de los niveles de 2019. De hecho, a fines de abril las reservas estaban un 25% por encima de los niveles previos a la pandemia.

Los viajes de negocios también están mostrando un hito importante: a fines de marzo de 2022, las reservas de vuelos para dicho segmento superaron los niveles de 2019 por primera vez desde el estallido del Covid. Y todo hace prever que la tendencia continuará.

Un factor decisorio para el despegue de los viajes en general está relacionado con otra recuperación, la del mercado laboral, donde muchas personas recuperaron sus trabajos y ahora pueden volver a pensar en viajes. Más personas empleadas también significan un mayor potencial para viajar por negocios por primera vez en dos años.

Lo cierto es que el deseo de viajar es evidente tanto en el sentimiento como en las acciones: aproximadamente el 21 % de los consumidores espera gastar su dinero en viajes nacionales y el 12 % en viajes internacionales durante los próximos tres meses, el estudio exclusivo Global Insights de Mastercard, que encuestó a 2.250 consumidores en 15 mercados. El estudio también encontró que el 54% de las esperan disfrutar de viajes de "compensación" tras de dos años de poco o ningún viaje.

Te puede interesar:
Viajes y turismo en la era post Covid

En los mercados que estaban estrictamente bloqueados, la demanda de reservas de vuelos fue como una olla a presión que libera vapor. En el Reino Unido, por ejemplo, en el momento en que se relajaron progresivamente las restricciones de cuarentena para los viajeros entrantes, las reservas de vuelos pasaron de estar en menos 59% por debajo de los niveles de 2019 a un 40% por encima de los mismos. Todo, en aproximadamente seis semanas.

Viento de frente

Si bien hay muchas razones para ser optimistas sobre el desarrollo de la industria de viajes para lo que resta del año, la alta inflación es un obstáculo significativo para la recuperación de los viajes y aumenta la incertidumbre del mercado de valores.

Se estima que los ingresos en la mayoría de los países este año aumentarán más lentamente que los precios al consumidor. Por otra parte, si bien los ingresos continuarán creciendo más allá de 2022, es posible que la suba de bienes y servicios frene el poder adquisitivo de las personas, especialmente en ítems de gran valor, incluyendo viajes.

En Estados Unidos y el Reino Unido, por caso, se espera que la inflación se mantenga tres puntos porcentuales por encima de los ingresos hasta el cuarto trimestre de 2022.

Esta tendencia no duraría tanto en algunas economías avanzadas en relación con otras en desarrollo. Así, todo parece indicar que a mediados de 2023 el crecimiento de los ingresos superará los de los precios al consumidor para los habitantes de Alemania y Estados Unidos, es probable que ello no ocurra hasta 2024 o 2025 en México y Sudáfrica.

Normalmente, los gastos en viajes se encuentran entre los más sensibles a las crisis que puedan producirse en los valores de energía y alimentos, pero en esta ocasión, a raíz de los niveles masivos de demanda acumulada, los hechos podrían tomar otro canal. Un impacto, quizás, más matizado y desigual.

Específicamente, los viajeros más sensibles a los precios podrían quedarse más cerca de sus hogares, mientras que aquellos menos sensibles a las variaciones tarifarias y con ahorros suficientes estarán menos preocupados por los valores más altos y ansiosos por viajar.

Autos, trenes y más

Durante la mayor parte de la pandemia, el modo de transporte preferido (y en ocasiones el único) de la gente fue el automóvil. Como resultado, el gasto en alquiler de autos y peajes superó holgadamente los de 2019 desde el primer trimestre de 2021. Y mientras los automóviles obtuvieron los mejores resultados, otros modos de transporte, en particular los viajes grupales, sufrieron grandes caídas, como autobuses, cruceros y ferrocarriles. Pero ahora, todos están mostrando fuertes signos de recuperación, con líneas de cruceros y transporte público exhibiendo un impulso impresionante.

Cruceros.jpg
El segmento de viajes de crucero exhibe significativas e inesperadas señales de recuperación.

El segmento de viajes de crucero exhibe significativas e inesperadas señales de recuperación.

En el sector cruceros el repunte es significativo, y si de rentacars se trata el ascenso a fines de abril pasado fue de un 12% superior al mismo período de 2019. Vale indicar que si bien se trata de un modo de transporte bastante accesible, los cuellos de botella de la cadena de suministros llevaron las tarifas a niveles récord.

Los autobuses ya están con ventas similares a la prepandemia y los ferrocarriles muestran una caída del 7%, pero con unos 28 puntos porcentuales más que desde principios de 2022.

El triunfo de los viajes

Mastercard cierra su estudio Travel 2022: Trends and Transitions destacando:

  • “Los viajes están incrustados en la vida de nuestra sociedad. Establecen conexiones culturales con las personas, los lugares y las experiencias que más valoramos. Para muchos, viajar es más que una pasión personal, unas vacaciones ganadas o una oportunidad de Instagram. Además, los viajes son a menudo el elemento vital de los negocios que hacen que el alma de cada ciudad y pequeño pueblo del mundo cobre vida.
  • “Desde el momento en que el primer avión despegó en 1903 hasta la democratización de los viajes aéreos durante los siguientes 100 años, la industria aerocomercial ha jugado un papel fundamental en la globalización, permitiendo que las economías alcancen nuevas alturas. “Comprensiblemente, antes de la pandemia era impensable que los viajes de cualquier tipo –nacionales, internacionales, de negocios, de ocio, en autobús, cruceros, trenes, aviones o automóviles– pudieran detenerse. Sin embargo, sucedió lo impensable y, desde entonces, ha habido mucha especulación sobre si los viajes volverían a los picos de 2019.
  • “A pesar de los numerosos riesgos en 2022, como la inflación que afecta el gasto discrecional, otra mutación virulenta del coronavirus y un mayor riesgo geopolítico, nuestros hallazgos muestran que hay evidencia de optimismo. Así como la reducción de viajes de 2020 fue monumental en su regresión, 2022 está programado para cerrar el círculo con otra transición de viaje impensable: el triunfo.”

Como en cualquier vuelo, la recuperación de los viajes se ha enfrentado a vientos en contra y a favor. En este “gran reequilibrio” mundial, la movilidad es fundamental para volver al modo de vida anterior a la pandemia. La resiliencia del consumidor para volver a la normalidad y recuperar el tiempo perdido nos hace creer que la recuperación seguirá su curso, aunque haya baches en el camino. (Bricklin Dwyer, economista jefe de Mastercard y director de Mastercard Economics Institute) Como en cualquier vuelo, la recuperación de los viajes se ha enfrentado a vientos en contra y a favor. En este “gran reequilibrio” mundial, la movilidad es fundamental para volver al modo de vida anterior a la pandemia. La resiliencia del consumidor para volver a la normalidad y recuperar el tiempo perdido nos hace creer que la recuperación seguirá su curso, aunque haya baches en el camino. (Bricklin Dwyer, economista jefe de Mastercard y director de Mastercard Economics Institute)

INFORME COMPLETO
Travel 2022: Trends & Transitions

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de Tapa

<