OMT

Fuerte repunte del turismo internacional, aunque dispar

El turismo internacional ha recuperado en 2022 casi la mitad de los viajes de 2019. Pero el Barómetro de OMT revela disparidades regionales en la recuperación.

La foto de los primeros cinco meses de 2022 muestra una recuperación fuerte y constante del turismo internacional, capeando por ahora los retos de la inestabilidad económica y geopolítica.

La recuperación turística en números

Según el último Barómetro del Turismo Mundial de OMT, en los cinco primeros meses de 2022 se registraron casi 250 millones de llegadas internacionales. Esta cifra triplica (+221%) los 77 millones de llegadas registradas entre enero y mayo de 2021.

De todos modos, los arribos globales se mantienen un 54% por debajo de los niveles del mismo período de 2019.

“La reactivación turística se ha acelerado en muchas partes del mundo, sorteando los retos que se interponen en su camino”, dijo el secretario general de OMT, Zurab Pololikashvili, quien aconsejó, al mismo tiempo, mantener cautela ante los “vientos económicos en contra y los desafíos geopolíticos que podrían afectar al sector en lo que queda de 2022 y después”.

Europa y América lideran la reactivación turística

Europa multiplicó por más de cuatro las llegadas internacionales con respecto a los cinco primeros meses de 2021 (+350%), impulsada por la fuerte demanda intrarregional y la eliminación de todas las restricciones de viaje en un número creciente de países. Por su parte, en América los arribos se duplicaron con creces (+112%).

Sin embargo, en ambos casos el fuerte repunte se mide con los débiles resultados de 2021 y las llegadas todavía se mantienen un 36% y un 40% por debajo de los niveles de 2019, respectivamente.

El mismo patrón se observa en otras zonas. A pesar del fuerte crecimiento en Oriente Medio (+157%) y África (+156%), las cifras siguen siendo un 54% y un 50% inferiores a las de 2019, respectivamente, y en el caso de Asia y el Pacífico, aunque casi duplican a las llegadas (+94%), los números son un 90% inferiores a los de la prepandemia.

Embed

La disparidad intrarregional bajo la lupa

Otro de los patrones que dejan a la vista las estadísticas de OMT son las disparidades en la recuperación a nivel regional.

Por caso, en América, el Caribe y América Central ya han alcanzado entre el 70% y el 80% de los niveles de turistas internacionales previos a la pandemia. Al punto que 4 de los 6 destinos mundiales que tuvieron la mejor performance comparada con 2019 son de esta región (Islas Vírgenes, St. Maarten, Honduras y Puerto Rico).

Por su parte, Sudamérica no logra llegar al 40% de los arribos internacionales previos a la crisis sanitaria.

El gasto turístico también aumenta

El aumento del gasto turístico de los principales mercados emisores está en línea con la recuperación observada. El dinero desembolsado por los viajeros de Francia, Alemania, Italia y Estados Unidos se sitúa ahora entre el 70% y el 85% de los niveles anteriores a la pandemia, mientras que el gasto de la India, Arabia Saudita y Qatar ya ha superado los niveles de 2019.

En cuanto a los ingresos por turismo internacional obtenidos en los destinos, un número creciente de países –Moldavia, Serbia, Seychelles, Rumanía, Macedonia del Norte, Santa Lucía, Bosnia y Herzegovina, Albania, Pakistán, Sudán, Bangladesh, El Salvador, México, Croacia y Portugal– han recuperado plenamente sus niveles prepandémicos.

Los desafíos urgentes en el horizonte de la recuperación

Según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) la reducción global de la capacidad aérea internacional en 2022 se limitará a un 20% o 25% de los asientos ofrecidos por las compañías aéreas con respecto a 2019.

La resiliencia del sector también se refleja en las tasas de ocupación hotelera. Según los datos de la empresa de referencia, STR, las tasas de ocupación global subieron al 66% en junio de 2022, desde el 43% de enero.

Sin embargo, una demanda más fuerte de lo esperado ha creado importantes retos operativos y de mano de obra, mientras que la guerra en Ucrania, el aumento de la inflación y los tipos de interés, así como los temores a una desaceleración económica, siguen suponiendo un riesgo para la recuperación.

El Fondo Monetario Internacional apunta a una ralentización económica mundial del 6,1% de 2021 al 3,2% en 2022, y luego al 2,9% en 2023.

Los escenarios prospectivos de OMT publicados en mayo de 2022 apuntan a que este año las llegadas internacionales alcanzarán entre el 55% y el 70% de los niveles anteriores a la pandemia. Los resultados dependen de la evolución de las circunstancias, sobre todo de los cambios en las restricciones a los viajes, la inflación actual, incluidos los altos precios de la energía, y las condiciones económicas generales, la evolución de la guerra en Ucrania, así como la situación sanitaria relacionada con la pandemia. Otros problemas más recientes, como la escasez de personal, la grave congestión de los aeropuertos, y los retrasos y cancelaciones de vuelos, también podrían afectar las cifras del turismo internacional.

Deja tu comentario

Notas de Tapa

<