Prueba PCR: un traspié para la recuperación del turismo

La exigencia de la prueba PCR negativa a los viajeros procedentes del exterior ha suscitado múltiples preocupaciones en la industria del turismo.

A un mes de haber reanudado la operación de los vuelos internacionales en Colombia, el segmento vacacional emisivo todavía carretea sobre un asfalto inestable para su despegue. Esto, en parte, por las restricciones de ingreso al país que incluye el requisito de un resultado negativo de la prueba PCR para connacionales y extranjeros. Sin excepción.

En este contexto, un viajero replanteará la planificación de su experiencia vacacional, pues ahora debe preguntarse: ¿dónde realizar la prueba estando en el exterior?, ¿cuánto costará?, ¿con cuánta antelación hacer la prueba?, ¿y si el diagnóstico es positivo para Covid-19?... por enlistar algunas. Citando un ejemplo, una familia que quiera pasar sus vacaciones de seis días en Cancún, tendrá que costear tiquetes aéreos, hospedaje y además la toma de la prueba en el laboratorio autorizado en destino 96 horas previas al vuelo de regreso, cuyo costo puede llegar hasta los US$ 180, por persona.

Otro factor que juega en contra es la falta de información en los counter de algunas aerolíneas o de ciertos aeropuertos de los destinos que no obligan a este requisito y/o desconocen qué orientaciones deben darle al turista, como el listado de los centros autorizados para la toma de la muestra, los valores aproximados o el diligenciamiento online del Check-Mig entre otros. En resumen, se trata de un proceso tedioso que añade complejidad a los protocolos por cumplir en la nueva manera de viajar.

Paula Cortés, presidente de Anato, coincide con esa preocupación; en tanto agrega que desde la Asociación son “conscientes que a medida que se vayan aumentando los vuelos internacionales, estas pruebas tendrán que cambiarse por unas rápidas o de fácil acceso o bajo costo”.

Contracción del internacional por prueba PCR

La reacción del gremio a causa de esta situación no se hizo esperar: “Algunas agencias de viajes nos manifestaron que recibieron cancelaciones de los vuelos internacionales por el desconocimiento de dónde realizarse la prueba y los costos que esto implicaba”, evidenció Paula Cortés.

Para Elizabeth Rubio, vicepresidente de operaciones de Aviatur, esta exigencia “ha afectado mucho. Los pasajeros no quieren arriesgarse a viajes internacionales por varias razones: trámite de prueba en destino, costo de ésta y riesgo, porque si el resultado es positivo deben quedarse allá en cuarentena asumiendo los gastos. Es muy triste porque los hoteles tienen excelentes tarifas”.

El presidente de la compañía, Samy Bessudo, declaró a diferentes medios de comunicación que esta medida generó un efecto desfavorable donde el 80% de los viajeros les pidieron cancelar sus reservaciones.

Por su parte, el presidente de Viajes Éxito, Sergio Tobón, enfatizó que están avanzando especialmente con la reactivación del mercado doméstico, pues el internacional está todavía muy contraído: “La exigencia de la PCR sin duda pone temores y restricciones para los viajeros al tener que agendar esta prueba en destino, con los temores y/o riesgos que ocasiona la demora en la entrega o un resultado positivo. Esta exigencia retrasará la reactivación del segmento vacacional internacional”, puntualizó.

Entre tanto, Víctor Orduz, gerente general de la mayorista Bestravel, comentó que la dificultad está del lado de los países, con procesos heterogéneos: “Eso ha disminuido la cantidad de pasajeros. No obstante, nuestra manera de seguir adelante ha sido manteniendo una comunicación constante con nuestros operadores, quienes nos informan sobre los sitios aprobados para practicarse la prueba. De igual forma estar al tanto de los reportes de la Aeronáutica Civil, el Ministerio de Salud y Anato, de quien hemos sentido el acompañamiento”.

prueba PCR3.jpg
Paula Cortés en El Dorado. Anato ha sido muy crítica respecto de la prueba PCR en Colombia.

Paula Cortés en El Dorado. Anato ha sido muy crítica respecto de la prueba PCR en Colombia.

El desafío de la estandarización

A finales julio, el Ministerio de Salud y Protección Social anunció que Colombia sumaba una nueva prueba diagnóstica para Covid-19: la de antígenos. Según esta cartera, la prueba presenta una alta validez, requiere de dos horas para la lectura y el reporte y, frente a las PCR, son 50% más económicas. Aun cuando existen cuatro tipos de pruebas aceptadas para viajeros, que incluso se pueden tomar en el test center del aeropuerto El Dorado, no deja de ser cuestionable el por qué exigir únicamente la de mayor costo y tiempo.

Mientras que el sector privado acata las regulaciones colombianas y se amolda a las disposiciones de todos los países, el MinSalud está considerando cambiar la solicitud de la prueba PCR junto al afinamiento que requieren los procesos de verificación de autenticidad de las pruebas presentadas por los viajeros. Esto último, a raíz de los cinco casos positivos de colombianos que ingresaron al territorio nacional, de los cuales se presume ocultaron información sobre el estado de su salud. Migración Colombia compulsó copias a la Fiscalía General de la Nación, entidad que determinará si iniciará acciones contra las aerolíneas o los pasajeros.

Cabe mencionar que desde Colombia es posible viajar a Bolivia, Ecuador, Guatemala, Estados Unidos, México y República Dominicana. De estos, solo los tres primeros requieren la prueba PCR negativa a los colombianos. ¿Pero qué hay de los que no la exigen? Es aquí donde la industria demanda un trabajo más coordinado y con enfoque global de parte de los gobiernos a fin de estandarizar los procesos con pruebas que eviten desincentivar el entusiasmo de los viajeros.

¿QUÉ PRUEBAS COVID-19 SE HACEN EN EL AEROPUERTO EL DORADO?

IATA PIDE CLARIDAD SOBRE APLICACIÓN DE PRUEBA PCR

ANATO PIDE ELIMINAR PRUEBA PCR PARA INGRESO DE VIAJEROS

Notas de Tapa