OPINIÓN

María Claudia Lacouture: Instituciones fuertes, entusiasmo y convicción

Lo que hagamos hoy, en este momento histórico, marcará el futuro de la industria, sostiene María Claudia Lacouture.

Durante el Congreso Nacional de la Hotelería, el presidente Duque reiteró varios mensajes que animaron a la industria del turismo y agregó un poco de certezas al sector, que anda en sus peores tiempos por cuenta de la pandemia universal. Comenzó con la reafirmación de su firme compromiso con hacer del turismo la bandera de su gobierno y defender la formalidad y la legalidad de los servicios turísticos mediante el registro turístico, “para quienes estuvieran ofertando a manera de competencia desigual”.

También ofreció a los empresarios una apertura total para trabajar en conjunto sobre ideas, iniciativas, acciones que lo fortalezcan, y un diálogo que ayude a que el proyecto de la ley que propuso al Congreso sea la que todos quieren y necesitan. En el mismo congreso el ministro Restrepo habló de la inversión en infraestructuras y de la continuidad en el proceso para derribar barreras y construir puentes.

La visión estratégica del presidente Duque y del ministro Restrepo en cuanto a catalogar a la actividad turística no solo como una palanca para el desarrollo sino como una actividad integradora de los diferentes sectores sociales que convergen en esa actividad productiva, nos sitúa en la mejor oportunidad para relanzar el sector después de los estragos de la pandemia y apalancar todas aquellas iniciativas que ayuden a la reconversión de la industria turística.

Desarrollo es capacitación y oportunidad. Si algo necesita el sector en su proceso de recuperación y expansión es la capacitación y coordinación integral de todos sus actores y operadores para que de esta manera puedan asumir los enormes compromisos de transformación y adaptación a nuevas realidades, así como aprovechar las herramientas disponibles y la tecnología adecuada que satisfagan todas las exigencias de calidad, servicio, competitividad y excelencia.

La actividad turística en un mundo globalizado se ha convertido en un referente por la búsqueda de un equilibrio entre el medio ambiente, los operadores, los usuarios y las comunidades que habitan en esos espacios naturales. El esfuerzo por superar las desigualdades, los desequilibrios y la inequidad son bastante notorios, producto de ello la Organización Mundial del Turismo aporta una extensa lista de normas y recomendaciones que apuntan en esta dirección, con el fin de fortalecer la responsabilidad social y la sostenibilidad de la industria.

María Claudia Lacouture nueva columnista Ladevi.jpg
María Claudia Lacouture

María Claudia Lacouture

Si algo han demostrado todos los sectores que interactúan en la actividad turística colombiana es la férrea voluntad de asumir los cambios, adaptaciones y tareas necesarias para reactivar el sector y relanzarlo, teniendo como marco una coyuntura propicia para el análisis, el diagnóstico y las tareas consensuadas que deben asumirse para ponerse a tono con las exigencias y superar todas las expectativas que surgen en un proceso de reconversión turística.

Por eso es que más oportuno lograr un compromiso de las entidades del Gobierno Nacional, las regionales y locales para propiciar sinergias que permitan impulsar el desarrollo tecnológico y la transformación sostenible de todos los integrantes del sector. Un gran esfuerzo con compromisos y metas claras que impulsen la capacitación, los créditos, las líneas de emprendimiento para el turismo, el desarrollo tecnológico para el sector, entre otras tantas variables que deberían estar direccionadas única y exclusivamente para todos los actores del turismo y les permita, de una vez por todas, ponerse al día en el proceso de innovación y actualización digital que hoy más que nunca se requieren.

A través de las acciones que se desarrollen para apoyar económicamente al sector, combinado con políticas para la transformación, capacitación integral e involucramiento del turismo sostenible, podemos retomar el crecimiento registrado antes de pandemia.

Insistir en la actualización tecnológica puede parecer repetitivo, pero es evidente que a muchos de nuestros empresarios les cuesta dar ese salto y hay un retraso notorio o al menos no está en el nivel adecuado para los nuevos consumidores que desean controlar sus experiencias desde sus dispositivos móviles y desde principio a fin, con posibilidades de hacer el registro, los pagos y solicitar servicios desde Internet. Y serán las aplicaciones las que actualicen la prevención y las recomendaciones para movilizarse sin riesgos innecesarios, con seguridad y certeza.

Lo que hagamos hoy, en este momento histórico, marcará el futuro de la industria. No desaprovechemos esta oportunidad, para entenderla necesitamos una actitud positiva al cambio.

Y no dejemos que los potenciales turistas se atrincheren en el temor, ayudemos a que salgan, a que lo hagan de manera responsable, con instituciones fuertes y entusiasmo y la convicción de que podemos hacerlo.

Notas de Tapa